Vitamina B12: Qué es, cuáles son sus beneficios

La Vitamina B12 o cianocobalamina, se produce por acción de la flora bacteriana benéfica del intestino grueso. Complementa otras funciones de las vitaminas del complejo B.

Vitamina B12
Vitamina B12

Es esencial para la formación y desarrollo de los glóbulos rojos de la sangre (ayuda al hierro en este trabajo), así como para la función normal de las células, aumenta su longevidad y para la síntesis de ácidos nucleicos (ayuda a crear el material genético celular).

Metaboliza proteínas, carbohidratos y grasas, fortalece el sistema linfático. Participa en el mantenimiento de la capa protectora de las fibras nerviosas, previniendo daños, y en la formación del sistema nervioso central en los bebés.

Contáctanos al Whatsapp +573147311797 Escribe por WhatsApp si deseas más información sobre este tema.

Ayuda a mantener sano el sistema nervioso, alivia la fatiga muscular. Promueve un bien estar general y junto con el ácido fólico, contrarresta el agotamiento. También es necesaria para una digestión apropiada y absorción de los alimentos, sin embargo, al requerir y al consumir esta vitamina debe tenerse en cuenta que no es bien absorbida por los intestinos, y el cuerpo la utiliza mejor inyectada o sublingual.

La vitamina B6 o piridoxina le ayuda en su síntesis. Su carencia produce anemia, de debilidad general, fatiga, pérdida del apetito, nerviosismo, alergias y herpes. Los vegetarianos suelen presentar indices muy disminuidos de esta vitamina. Se potencia su acción con la vitamina C, el complejo B, Vitamina B9, el potasio, el calcio y el ácido fólico.

Son antagonistas de la vitamina B12, los laxantes, el alcohol y el tabaco. Algunos anticonceptivos y antibioticos pueden crear carencias de vitamina B12 y K. La dosis recomendada es dos microgramos diarios.

Fuentes naturales, productos animales como leche de cabra, productos lácteos desgrasados, aves, huevos, pescados y mariscos, carne vacuna y vísceras. También la proporcionan alimentos de origen vegetal, polen, alfalfa, algas (chlorella, kelp, azul-verde y espirulina), germen de trigo, cebolla puerro, albaricoque, guayaba, mango, guanábana, uvas pasas, levadura de cerveza (en pequeña cantidad), yogur, sábila y suelda consuelda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.