Historia de una Mujer Emprendedora en busca de su propio negocio

Esta es la historia de una mujer emprendedora, que a pesar de las dificultades ha logrado sacar adelante su propio proyecto de vida.

Existía en una ciudad de Colombia, una mujer muy joven que apenas estaba terminando su universidad, ella tenía muchos sueños, quería tener éxito en su carrera como docente, posteriormente tener un esposo, un hogar, una familia.  Antes de graduarse, quedó en embarazo, pero aún así ella siguió su carrera hasta culminarla satisfactoriamente.

Historia de una Mujer Emprendedora
Historia de una Mujer Emprendedora

Transcurrió el tiempo, y ella habló con su novio con el cual decidieron contraer matrimonio. Afortunadamente existió apoyo por parte de los padres de ambos, pues el novio aún le faltaba mucho para terminar su carrera. Al poco tiempo nació un hermoso bebé, y aunque sus padres los ayudaban, los gastos eran demasiados, así que ella empezó a dejar hojas de vida en diferentes colegios, hasta que por fin, la aceptaron en un Colegio privado dirigido por monjas.

El sueldo era precario, y realmente a duras penas les alcanzaba para la leche del niño.  Pasó un año y aquella joven desempeño muy bien su deber como docente, esto se vio reflejado por la calificación dada por las alumnas. La joven salió muy contenta, con la seguridad que iban a volver a llamarla, y aunque tuvo que faltar a algunas reuniones por el bebé, sabía que las clases que le había brindado a las niñas de aquella institución habían sido muy productivas.

La directora, convocó una reunión, para delegar las estrategias para el próximo año. Aquella joven asistió, e iba a entrar a la sala de profesores, e inmediatamente la monja, directora, se opuso a que siguiera, y le dijo:

¨No hay necesidad que entre, vaya donde la secretaria para que le cancele su contrato¨.

Aquella joven se quedó en shock, jamás se imaginó que aquella monja la iba a humillar de esa manera, frente a todos sus compañeros de trabajo. La joven se dirigió donde la secretaria para que le cancelara sus honorarios, y se dirigió a casa, contándole a su esposo lo sucedido.

La joven lloró, se desahogó, pero luego se limpió sus lágrimas y se dijo así misma, sé que tengo las capacidades suficientes para salir adelante, tendré mi propio negocio, tendré mi propia empresa, donde yo maneje mi propio tiempo y pueda dedicarle espacio de calidad a mi hijo y a mi esposo.

Así que empezó a buscar, y encontró una empresa, en la que tenia que afiliarse como socia, se capacitaría, para poder vender suplementos nutricionales, por un momento, la joven se cuestionó y se dijo así misma, pero tendré que ir de puerta en puerta, que voy a hacer.  Pero la joven tuvo una idea, e inmediatamente le dijo a su esposo si podría sugerirle a alguien para que le creara una página para promocionar sus productos, y fue así como le crearon una página web. La joven recibió capacitación de la empresa, y empezó a distribuir los productos a nivel nacional e internacional.

Hoy esta mujer emprendedora tiene afiliados y clientes en varios países. Esta joven creyó en ella misma y sus capacidades, escribe artículos sobre los productos y sobre distintos temas de actualidad, lo cual da a entender que no dejó de lado su carrera, sino que ésta le sirvió como herramienta para brindar información, y al mismo tiempo tener la página en constante movimiento.

En síntesis, las mujeres somos igual de inteligentes que los hombres y podemos salir adelante, poniendo a producir nuestros talentos, y como esta joven, olvidar la humillación y entender, que mientras haya vida y Dios esté de nuestro lado, siempre habrá esperanza.

Este artículo hace parte del sistema de divulgación comercial de Vendiendo.co.

Si te gustó, no olvides compartirlo en las redes sociales. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.