Qué es el Zinc, cuáles son sus funciones en el organismo

El zinc es un micronutriente mineral esencial, componente de más de 70 enzimas y, entre ellas las enzimas antioxidantes naturales del cuerpo, como la superóxido dismutasa.

Zinc
Zinc

Numerosas enzimas dependen del zinc. Es importante también, para la formación del colágeno, para mantener sanos la piel, cabello y el sistema conectivo. Acelera el ritmo de cicatrización. Participa en el metabolismo de los aminoácidos, ácidos grasos y procesos óseos.

Interviene en las funciones del sistema inmune. Ejerce efecto regulador de las funciones de la hipófisis, del páncreas, de las gonadotropinas, la glándula prostática, espermatozoides y los órganos de reproducción.

Protege el hígado contra los daños de sustancias químicas y tóxicas. El zinc también sirve para agudizar el gusto y el olfato. Es necesario para la actividad de las glándulas, procesos, sustancias de secreción hormonal que se producen en el cuerpo.

El zinc forma parte de la constitución de la insulina, interviene en su producción y regulación; la deficiencia de zinc incide en la eficacia del trabajo de la insulina producida en el páncreas. Para mantener las concentraciones apropiadas de vitamina E en la sangre, se requiere una ingestión y absorción de cantidades suficientes de zinc.

Contáctanos al Whatsapp +573147311797 Escribe por WhatsApp si deseas más información sobre este tema.

Trabaja en forma asociada con la vitamina B6. Es más efectiva con la vitamina A, la B6, el calcio, el fósforo y el cobre. La deficiencia de vitamina D hace decrecer el zinc. Este mineral se pierde al ingerir alcohol, corticosteroides, anticonceptivos orales, con el uso de diuréticos; también se crea deficiencia en los fumadores y en estados de estrés.

Investigaciones recientes le han encontrado resultados efectivos para el tratamiento de la esquizofrenia. Fuentes naturales de zinc, son ostras, mariscos, ostiones, arenques, pescado y sus huevos, aves de corral, yema de huevo, sardinas, cereales integrales como arroz, centeno, avena, trigo (germen y salvado).

También se encuentra en cantidades importantes en la levadura de cerveza, frutos secos, nuez de nogal, lectina de soya, fríjol, champiñones, brócoli, cebollas, semillas de ahuyama, de girasol y de calabaza; en peras, manzanas, zanahoria, legumbres como la lechuga, espárragos, arvejas y col rizada.

Fuente: Diccionario Naturista – Naturaleza y Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.