¿Qué implicaciones económicas traerá para Colombia el gobierno de Donald Trump?

El 20 de enero, aún en medio de distintas protestas en Washington D.C. se posesionó en Estados Unidos Donald Trump, generando mucha incertidumbre, no solo en el mundo, sino en la misma comunidad norteamericana.

Según la evolución que se dé en su gobierno en los próximos 4 años, para la salida definitiva de Estados Unidos de la “recesión económica”, es que realmente se verá para el caso colombiano, si será positivo o negativo, ya que este proceso es fundamental para nuestro país, por ser Estados Unidos uno de los principales aliados para el post- conflicto.

Pero la pregunta es ¿Mientras tanto que sucederá con la economía de Colombia, en el trayecto de estos 4 años?. La verdad es que causa cierta preocupación respecto a la posición de Trump, frente al comercio sobre todo con el Sudeste Asiático, China y México, puesto que ha declarado imponer aranceles de entre 35% y 45%, con el fin de evitar el ingreso de mercancías producidas en naciones con menores costos y que generan mayor empleo en el sector manufacturero de los Estados Unidos.

En relación con el “Tratado de Libre Comercio de América del Norte” (NAFTA) y el “Acuerdo de Asociación de Transpacífico”(TPP), él ha dicho que buscará la renegociación o simplemente retirará a Estados Unidos, en caso de no conseguir condiciones favorables para este país, situación que alarma principalmente a sus socios comerciales, debido a que esto implicaría mayores medidas proteccionistas.

A pesar de todo esto, el balance comercial de Colombia con Estados Unidos, hace que su situación sea diferente con la de México, puesto que para el 2015, Colombia tuvo un saldo negativo de 5.530.8 millones de dólares, según la “Asociación Latinoamericana de Integración”(ALADI), por otro lado, según “El Servicio Tramedap de la Organización Mundial de Comercio”(OMC) y la “Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo”(UNCTAD).

Colombia no es uno de los principales socios comerciales, y es el destino número 20 de las exportaciones de este país, lo cual parece ser una ventaja, pues Colombia tiende a mantener saldos negativos, debido a que las principales exportaciones están enfocadas más que todo en bienes minero-energéticos.

Si bien, este acuerdo permitió que muchas empresas colombianas accedieran al mercado Norte Americano, el volumen de importaciones aumentó mucho más respecto al volumen de exportaciones. Sin embargo lo que reocupa a la economía de este país, es esa política “proteccionista”, la cual va en contravía con los intereses de Colombia, aunado a esto se suman las reiteradas amenazas en generar mayor inversión y empleo en su país, su política de estímulo, recorte de impuestos y menor regulación de las empresas, hace que afecte a nuestro país sobre todo al haber “una reducción de la inversión extranjera directa”(IED) proveniente de Norte América.

Aunque todo no debe ser negativo, pues hay analistas que consideran que la presidencia de Trump quizá no afecte la economía nacional, e incluso se pueden generar escenarios positivos para Colombia. A nivel mundial en algunos sectores, también hay optimismo como el reflejado en la bolsa de valores, días después de la elección, e incluso se espera un crecimiento económico a nivel mundial, debido al incremento del gasto público en infraestructura y por tanto la ampliación del déficit fiscal estadounidense, unido al recorte de impuestos a las corporaciones y los mayores incentivos a la inversión que propone Trump.

La verdad está por verse, nadie sabe a ciencia cierta si realmente se cumplirán muchas de sus propuestas electorales, pues sus acciones a nivel militar en estos últimos días ha dejado entrever la verdadera personalidad y carácter de Trump, quien ha proyectado una imagen un tanto impulsiva, dejando al mundo atónito y casi al borde de una tercera guerra mundial.

Por lo tanto esperar cosas positivas o negativas de su gobierno es algo incierto, nunca se sabe qué decisión tomará frente a ciertas situaciones de conflicto. Esperemos que Dios nos ayude, porque no podemos poner las esperanzas en un ser humano que puede cometer errores fatales.

Nosotros, continuaremos trabajando honestamente como lo hace la mayoría del pueblo colombiano, sé que poseemos mucho ingenio y creatividad como para salir adelante, y porque no, convertirnos en una potencia a nivel económico y empresarial, sé que somos capaces, solo tenemos que cambiar nuestra mentalidad para bien, uniendo esfuerzos, trabajando sin egoísmos, ni ansias de poder, sino enfocados en una misma meta, que es la de alcanzar la paz tan anhelada que todos soñamos. Podemos intentarlo ¡Empecemos ya!

Si te gustó este artículo, por favor no olvides compartirlo en las redes sociales. 🙂 Thnks.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *