Luz más cara para tapar el desfalco de Electricaribe: Plan de Desarrollo

La larga historia de corrupción y desfalco de Electricaribe nos va a terminar costando mucho al bolsillo de todos los colombianos, ahora que su situación financiera está poniendo en riesgo la continuidad del servicio eléctrico en los departamentos de la costa caribe.

Plan de desarrollo y Electricaribe
Plan de desarrollo y Electricaribe

El plan de desarrollo presentando por el gobierno de Iván Duque, presenta una serie de medidas que buscan sanear a esta empresa estatal, y asi hacerla más atractiva para una posterior venta.

Una primera medida busca que el gobierno nacional asuma el pasivo pensional de la compañía por $1.2 billones de pesos.

Otra disposición impondría un recargo de $4 pesos por kilovatio a los estratos 4, 5 y 6, por un periodo de dos años, para usuarios industriales y comerciales.

Estas medidas desesperadas son fruto de una inacción de muchos años de convivencia con el desfalco de esta empresa, no sólo desde su interior, sino también de la no poca cantidad de usuarios conectados irregularmente a la red eléctrica. Esta fue una situación que se fue agravando con los años, con la mirada pasiva de los gobiernos de turno, que dejaron que un bien público fuera tomado como botín personal y político, con alto grado de ineficiencia en el manejo de sus recursos y el servicio prestado.

Lo peor es que no se conocen penas ejemplares para todos los causantes de este desastre que ahora tendremos que pagar todos los colombianos. Y más aun cuando no hay garantías que a pesar de este salvavidas del gobierno nacional, esta compañía vaya a ser manejada de forma eficiente y transparente.

Falta esperar la reacción que este tipo de medidas tiene en las finanzas del Estado, de donde va a salir el dinero para cubrir este financiamiento del gobierno, cuáles impuestos van a tener que ser ajustados, cuáles nuevas sobretasas se van a crear, a qué sectores se les reducirán rubros o no tendrán inversiones para cubrir el hueco que se abre para tapar este otro.

En fin, la corrupción sigue siendo el mal que más desangra al país, al que se le premia con penas benevolentes y reducidas, que abarca también a muchos sectores del país, enquistado dentro de nuestra cultura del atajo y el menor esfuerzo; causante de grandes problemas que nos afectan a todos, aumentando la desigualdad y la ya deficiente infraestructura de servicios públicos que tenemos.

Este artículo hace parte del sistema de opinión de Vendiendo.co.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *